“El saber o el ser”

 Después del descanso, retomo mi compromiso con este blog para plantear temas relacionados con el bienestar y la psicología. Aprovechando el retorno a las aulas escribo hoy sobre el conocimiento y los valores educativos.

 

La escuela es un elemento fundamental en la socialización de nuestros menores, tanto en  lo que se refiere a aprender a relacionarse con otros niños,  como en la adquisición de valores y de actitudes necesarios para la convivencia solidaria y tolerante.

 

En la escuela se deben formar la inquietud por el conocimiento, la investigación y el afán de mejora. El espíritu crítico se forja en las escuelas donde los niños aprender a cuestionarse lo que le rodea (tesis adultas) para desde su negación (anti tesis) llegar a conclusiones creativas y personales (síntesis).

 

Mi temor estriba en si realmente se fomenta esto o se dice que se fomenta. Estoy convencido de que fracasa un sistema educativo que premia más al niño que sabe definir la tolerancia que al que sin saberlo es tolerante; el alumno que conoce todos los pasos del proceso de reciclaje, sacará mejor nota que el que sin conocerlos todo, reduce, reutiliza y recicla. El ridículo llega cuando el niño gordito, sin hábitos deportivos y con dieta insana, saca mejor nota que el deportista en educación física, porque sabe las ventajas de la actividad deportiva y el tipo de ejercicio propio de cada edad. Estas son, bajo nuestro entender claros ejemplos de confusión entre el saber y el ser. 

 

Cometemos un grave error si conseguimos que nuestros hijos sepan lo que es la solidaridad antes que trabajar para que sean solidarios. Esta confusión entre el saber y el ser puede facilitar que de adultos confundamos el tener y el ser, y busquemos nuestra felicidad en lo que tenemos en vez de en lo que somos.

 

Espero que ningún necio piense que estamos rechazando el saber y el tener, ni mucho menos, pretendemos potenciar el ser. Por eso apuesto por una educación que potencie las fortalezas de los niños en vez de remarcar, en ocasiones hasta la saciedad, las debilidades (que deben ser superadas). Una educación que busque la felicidad de los niños, el espíritu crítico, el compromiso social y la inquietud intelectual, por encima de la mera adquisición de conocimientos.

 

Anuncios

Un pensamiento en ““El saber o el ser”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s